¿Cómo estimar el nivel de cualificación de los empleados y aspirantes a un puesto de trabajo? Especialmente si han obtenido la cualificación en otros países?

Debido a que la educación y formación profesional (EFP)  está establecida de manera diferente a lo largo de Europa, las calificaciones de los graduados en EFP no siempre son fáciles de reconocer. Un carpintero formado en Austria puede haber aprendido su profesión en condiciones distintas y con un alcance distinto de los de otro formado en España.

¡Descubre lo que los empresarios PUEDEN hacer!

El instrumento más útil para comparar el nivel de cualificaciones de tu plantilla es el Marco Europeo de Cualificaciones (EQF-MEC). Cada cualificación tiene un nivel equivalente de competencia, lo que significa que se centra en las tareas que una persona puede hacer de manera realista. El nivel EQF-MEC se determina mediante descriptores, que ofrecen exactamente este tipo de información relativa al nivel de conocimientos, habilidades y responsabilidad / autonomía.

Con el fin de alcanzar cierto nivel de cualificación, una persona debe seguir un proceso de educación y formación. Como todas las personas tienen distinto ritmo y biografía, la comparación de estos pasos para cierta cualificación no siempre es fácil. Una forma de hacerlo es utilizar el Sistema Europeo de Créditos para la Educación y Formación Profesional (ECVET). En resumen, la cantidad de horas dedicadas a cierta formación se acumula y acredita oficialmente, de manera que se pueda presentar en forma de un número de puntos ECVET en un certificado. También hay un equivalente para el nivel universitario llamado ECTS. En tu papel como Mentor WBL o responsable de RRHH en el ámbito de estudiantes en prácticas, en algún momento te encontrarás con estos términos.

Existe otro instrumento europeo que te ayuda a comparar cierto tipo de cualificaciones: las habilidades lingüísticas. El Marco Común Europeo de Referencia para las Lenguas (MCER) divide las habilidades lingüísticas en códigos fáciles de entender: desde el A1 (principiante), hasta el C2 (maestría / hablante nativo). Cada nivel está determinado por la habilidad e independencia del hablante y también puede considerar distintas áreas de competencia como la comprensión, expresión oral y escrita. Esto puede ser importante para ti cuando busques un empleado que pueda desempeñar cierta tarea en relación con habilidades lingüísticas como por ejemplo la comunicación por e-mail con clientes.

 

¿Te interesa aprender más acerca de estos tres instrumentos de transparencia?

Echa un vistazo a los siguientes casos prácticos para una mayor inmersión en esta área y tener un mejor conocimiento de cómo se llevan estas herramientas a la práctica.