Empleados en el extranjero

Una formación en prácticas en otro país europeo ofrece beneficios a todas las partes implicadas: la organización emisora, la organización receptora y el estudiante en prácticas. Además de organizar una oportunidad de aprendizaje directamente entre dos empresas, existe la opción de solicitar financiación a través de un proyecto de movilidad financiado por el programa Erasmus+ de la Unión Europea.

Todos sabemos que los estudiantes universitarios utilizan Erasmus para estudiar en el extranjero durante un semestre – pero tus alumnos/as también lo pueden hacer.

 

No todas las empresas son suficientemente grandes ni emplean a un gran número de estudiantes en prácticas que pudieran justificar un proyecto de movilidad por sí mismas. Si tu empresa tiene la capacidad necesaria, echa un vistazo aquí y mira cómo puedes solicitarlo. Si no, no te preocupes, hay otras formas. Puedes ponerte en contacto con una organización intermediaria especializada en la gestión de movilidades Erasmus+.

Supongamos que eres el responsable de una pequeña empresa en Francia y que tu alumno en prácticas, Simon, quiere desesperadamente hacer una formación en prácticas en el extranjero. Estás de acuerdo en que esto sería beneficioso e interesante, pero no tienes empresa asociada en otro país. Le dices a Simon que si encuentra la forma, lo tendrás en cuenta.
Al cabo de unos días, Simon acude a tu oficina y te muestra un folleto de una organización que parece ofrecer exactamente lo que estáis buscando. Llamáis al número que aparece y os enteráis de que Simon cumple los requisitos para realizar una formación en prácticas en el extranjero y estaría financiada por el programa Erasmus+ de la UE concretamente. Sin embargo, te preocupa. Tu empresa es pequeña y Simon es un empleado valioso y no es factible pagar su sueldo sin que él esté presente, especialmente durante mucho tiempo.  Y no te puedes imaginar que se cubran todos los gastos… La persona al teléfono explica que Simon puede ir al extranjero durante solo dos o tres semanas, lo que significa que no faltaría mucho tiempo, y cuanto más corta sea la estancia, mayor es la oportunidad de tener los gastos cubiertos. Pides más información sobre el proceso y recibes la siguiente información y checklist.

Decides que merece la pena el esfuerzo de enviar a tu alumno en prácticas al extranjero. No sólo crecerá como persona y será aún más independiente, además traerá de vuelta valiosas visiones sobre cómo se aborda tu campo de trabajo en otro país. Puede que incluso se pueda establecer una colaboración profesional. El coste de enviar a Simon al extranjero es asumible y conjuntamente, decidís emprender la aventura.