Perfil de los mentores WBL

1. Preparar la escena

Un mentor tiene un papel fundamental a desempeñar en la oferta de la formación necesaria para los estudiantes en prácticas. Desgraciadamente muchos son expertos en su área técnica específica. Sin embargo, ¿están preparados/as para ser mentores/as en un contexto de formación basada en el trabajo? Los mentores no trabajan aislados y no son máquinas. De ahí que se deba tener en cuenta también la naturaleza humana. Un mentor eficaz requiere atributos y habilidades fundamentales que completen el perfil de un mentor de éxito.

2. Las Cualidades de un Mentor

Con el fin de comprender mejor el perfil de un mentor, debemos tener en cuenta algunos ejemplos de buenas cualidades que se esperan de alguien para desempeñar este papel. La lista siguiente incluye algunos ejemplos. Hay que tener en cuenta que no es exhaustiva. Sin embargo, servirá como un buen inicio para entenderlo.

  • Buenas habilidades de comunicación
  • Habilidades de cuestionamiento
  • Habilidad de escucha activa
  • Motivación
  • Principios éticos
  • Habilidades formadoras (pedagogía)
  • Deseo de ayudar a los demás,
  • Actitud positiva
  • Inteligencia emocional
  • Buenas habilidades de organización
  • Habilidades de gestión del tiempo
  • Habilidad para ofrecer un feedback constructivo
  • Habilidad para establecer, seguir y lograr objetivos profesionales

3. Va más allá de un único papel

Al comprometerse con las actividades de mentoring, se podría pensar que esto implica “llevar un sombrero”. En realidad, se te pedirá que lleves distintos sombreros. Eres el profesor, consejero, asesor, modelo de función, motivador y posiblemente más. Un proceso de mentoring también debe considerar el elemento humano y así no se debe limitar a centrarse únicamente en las habilidades técnicas.

 

4. ¿Tengo las habilidades y atributos necesarios?

Esta es una pregunta común que cualquiera que tenga asignado este papel se plantea. Es un error pensar que por el hecho de conocer un tema o de que seas un experto en el área, puedes ser un mentor de aprendizaje en prácticas. El proceso de planificación de desarrollo personal también debe aplicarse en esta situación.

 

Paso 1 – Realiza autoevaluación e identifica tus necesidades

El primer paso debe ser realizar una autoevaluación y comprender tus fortalezas y debilidades.

  • ¿Cuál es mi situación actual?
  • ¿Qué piensan los demás de mí en términos de comportamientos, actitudes y habilidades?
  • ¿Cómo me considero, en términos de las habilidades y atributos necesarios para ser un mentor eficaz?

 

Puedes utilizar distintos enfoques, como realizar un análisis DAFO, o utilizar una encuesta de evaluación de 360 grados. Esta última es muy eficaz, ya que permite unos resultados que pueden obtenerse de los superiores, compañeros, subordinados e incluso clientes, si se puede aplicar a tu contexto.

Al final, el objeto de cualquier herramienta es obtener resultados significativos que puedes analizar y sobre los que puedes actuar.

Interpreta los resultados e identifica las áreas que requieren mejora. Además, piensa en qué medida tu falta de ciertos atributos y habilidades, además de tus fortalezas pueden impactar sobre tu proceso de mentoring.

 

Paso 2 – Prepara un Plan de Acción

El segundo paso debería ser preparar un plan de acción, sobre cómo vas a tratar con las debilidades descubiertas. Esto puede realizarse de varios modos y dependiendo del área. Algunos ejemplos son orientación, cursos formativos, participación en seminarios y otros. También debes considerar problemas como el coste, recursos necesarios, apoyo del empresario, fondos propios, etc. En esta fase son importantes los objetivos SMART (eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Realistas, a Tiempo).

 

Paso 3 – Aplica el Plan

Se trata de un paso crítico, ya que ahora debes implantar el plan original.

 

Paso 4 – Evalúa y Revisa

El último paso debería ser evaluar y tomar las medidas necesarias para garantizar que se sigue el plan. Es bastante común revisar el plan inicial y realizar cambios. También es una oportunidad de reflexionar sobre el proceso inicial y cómo se puede mejorar en consecuencia.